Adquisicion derivativa de acciones propias

El término autocartera se refiere a la adquisición por parte de la empresa de sus propias acciones. Es decir, la empresa en cuestión adquiere sus propias participaciones o acciones o las de su empresa matriz. La Ley de Sociedades de Capital en español, «LSC», distingue entre adquisiciones originales y derivadas.

El régimen de adquisición es muy restrictivo y está limitado a determinadas operaciones. Tradicionalmente, se ha desconfiado de esta práctica por las graves consecuencias que puede acarrear. Así, desde una perspectiva dogmática, se ha afirmado que las empresas no pueden ser sus propios socios.

En el plano patrimonial, la autocartera podría conducir a una liquidación fraudulenta del patrimonio de la empresa. La adquisición de acciones propias/de tesorería hace que el patrimonio de la empresa tenga que cubrir dicha adquisición.