Art 31 constitucion politica de los estados unidos mexicanos

LEY DE AMPARO, REGLAMENTARIA DE LOS ARTÍCULOS 103 Y 107 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE MÉXICO SE ESPERA LA LEY DE AMPARO, REGLAMENTARIA DE LOS ARTÍCULOS 103 Y 107 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE MÉXICO; SE ADICIONAN DIVERSAS DISPOSICIONES DE LA LEY ORGÁNICA DEL PODER JUDICIAL DE LA FEDERACIÓN, DE LA LEY REGLAMENTARIA DE LAS FRACCIONES I Y II DEL ARTÍCULO 105 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE MÉXICO, DE LA LEY ORGÁNICA DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA FEDERAL, LA LEY ORGÁNICA DEL CONGRESO GENERAL DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS Y LA LEY ORGÁNICA DE LA FISCALÍA GENERAL Uno de los factores clave que influyen en gran medida en el sistema jurídico de una nación es la historia única de la que gozan todas las naciones. Otro factor es el pensamiento político internacional de la época. El sistema jurídico mexicano tiene raíces históricas que se remontan al derecho español del siglo XVI y al derecho indígena precolombino.

Después de que los españoles conquistaran el Imperio Azteca, se encontraron con un avanzado sistema jurídico indígena. La corona española no se deshizo completamente del sistema legal indígena, sino que mantuvo aquellas leyes e instituciones legales indígenas que no iban directamente en contra de las costumbres españolas o de la Doctrina de la Iglesia. La Corona española también introdujo sus propias leyes e instituciones jurídicas que estaban destinadas únicamente al México colonial.

España gobernó México durante más de 300 años y, en consecuencia, dejó su huella en el sistema jurídico de México. La nación mexicana ha vivido tres constituciones. La primera Constitución de México 4 de octubre de 1824 fue la Constitución que siguió a la independencia de México de España y al derrocamiento de Agustín de Iturbide que se había erigido como el primer Emperador del Imperio de México.

La segunda constitución el 5 de febrero de 1857 fue la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos. La tercera y actual Constitución es la de 1917 que fue producto de la Revolución Mexicana de 1910. La Constitución de 1917 define y articula los derechos y deberes políticos democráticos, pero la Constitución de 1917 continúa incluyendo los derechos económicos, sociales y culturales.

La Constitución de 1917 exige un gobierno federal que tiene la obligación moral de asumir un papel activo en la promoción del bienestar social, económico y cultural del pueblo. La Constitución mexicana de 1917 establece una República federal, democrática y representativa, compuesta por Estados libres y soberanos. Todo el poder público proviene del pueblo.

La Constitución mexicana se basa en siete principios básicos: la declaración de los derechos humanos; la soberanía nacional; la división de poderes; el sistema representativo; la estructura federal; el recurso constitucional y la supremacía del Estado sobre la Iglesia. Se considera un instrumento para lograr el cambio social. El gobierno es muy activo en la economía nacional y promueve el cambio a través de la propiedad, las regulaciones y la legislación.

La Constitución Federal es la fuente y el origen de todo el derecho mexicano. La jerarquía de las fuentes del derecho en la tradición del derecho civil a la que pertenece el sistema jurídico mexicano son: la constitución, la legislación, el reglamento y la costumbre. La Constitución prevalecerá sobre toda la legislación, la legislación prevalecerá sobre todo el reglamento y el reglamento prevalecerá sobre toda la costumbre.

La jerarquía de las fuentes del derecho en la tradición del derecho civil a la que pertenece el sistema jurídico de México son, la constitución, la legislación, el reglamento y la costumbre. La constitución prevalecerá sobre toda la legislación, la legislación prevalecerá sobre todo el reglamento, y el reglamento prevalecerá sobre toda la costumbre. Esta Constitución fue la primera que incorporó muchos principios de la Constitución de los Estados Unidos 6-29-1790 y de la Declaración Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano 8-26-1789.

También forma parte de esta Constitución el principio de separación de la iglesia y los estados en un grado superior a nuestra Constitución. La tercera constitución es la actual que está vigente hoy en día y es la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos[3] Esta Constitución también se basó en la Constitución de los Estados Unidos y en la Declaración Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. La forma de gobierno que se encuentra en la Constitución de los Estados Unidos es evidente en la mexicana de 1917.

La Declaración Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano también es evidente en la Constitución Mexicana de 1917. La postura anticlerical de la segunda Constitución de México se trasladó a la Constitución de 1917 en menor grado y se está erosionando con el tiempo. La actual Constitución mexicana es comúnmente referida como la Constitución de 1917.

El nombre oficial de la Constitución de 1917 es Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El nombre original de la Constitución de 1917 fue Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.