Factores que influyen en el vaciamiento gastrico

La absorción de agua y solutos se produce predominantemente en el intestino delgado7; por lo tanto, las tasas de vaciado gástrico y absorción intestinal, la entrega de los componentes absorbidos a la circulación y la excreción de las bebidas ingeridas son factores integrales para determinar la eficacia de una bebida para hidratar a un individuo. La eficacia de cualquier solución para rehidratar depende fundamentalmente del volumen y la formulación de la bebida. Mientras que la cantidad de líquido ingerido determinará en última instancia el grado de hidratación del individuo, los solutos constituyentes de la bebida afectan notablemente a la velocidad con la que la bebida entra en la piscina corporal,8 la duración de la retención de líquidos,9-13 el mantenimiento del estímulo para beber,11,12 y la restauración de los déficits de electrolitos y sustratos.5,11,14 Mientras que el consumo de muchas bebidas se produce por placer o por costumbre,6,15 la ingesta resultante de líquidos hará que su contenido de agua entre en la piscina de agua corporal tras la ingestión.

La rapidez con la que esto ocurre depende de muchos factores, de los cuales los 3 elementos principales son la velocidad de vaciado gástrico, la velocidad de absorción intestinal de la bebida ingerida y la velocidad a la que el agua absorbida entra en las piscinas de agua.8,11 Se cree que la velocidad de vaciado gástrico es el principal factor limitante en la asimilación de los líquidos ingeridos.8 Debido a la complejidad de los mecanismos que controlan el proceso de vaciado gástrico, no es de extrañar que exista una considerable variación interindividual en las tasas de vaciado.24,28,29,31 Sin embargo, la mayoría de los individuos parecen ser relativamente consistentes en la tasa a la que vacían la misma solución en diferentes ocasiones.27-29, Se ha demostrado que muchos factores influyen en la tasa de vaciado gástrico de soluciones. Aparte de los receptores que responden al volumen del estómago,32 la mayoría de los receptores que regulan el vaciado gástrico se encuentran en el duodeno33,34 y en el íleon.35 Estos receptores parecen funcionar principalmente iniciando respuestas neurales y hormonales que modifican el tono muscular gástrico y duodenal y la frecuencia de contracción. La posición de los receptores en el intestino delgado sugiere que su función principal es la de inhibir el vaciado gástrico y, por tanto, evitar que se desborde la capacidad de absorción del intestino.

La mayor parte de esta información se deriva de estudios realizados en individuos en reposo que utilizaron técnicas de aspiración de un solo punto o de puntos de serie. Los distintos factores que afectan a la velocidad de vaciado gástrico de los líquidos ingeridos se resumen en la Tabla 1 y se describen a continuación. Tabla 1.

Resumen de los factores que afectan a la velocidad de vaciado gástrico de las bebidas ingeridas T1 – Factores que influyen en el vaciado gástrico retardado tras una pancreatoduodenectomía conservadora del píloro N2 – ANTECEDENTES: El vaciado gástrico retardado DGE es la complicación postoperatoria más frecuente tras una pancreatoduodenectomía conservadora del píloro PPPD. Este estudio se llevó a cabo para determinar qué factores influyen en el desarrollo del GED después de la PPPD. DISEÑO DEL ESTUDIO: Se estudiaron 150 pacientes consecutivos que se sometieron a una PPPD realizada por un cirujano entre 1996 y 2000. Las variables analizadas fueron la edad, el sexo, el diagnóstico, los datos de laboratorio, el tiempo operatorio, la transfusión, la colangitis preoperatoria y las complicaciones. Los factores operativos incluidos fueron la vía de la rama yeyunal aferente retromesentérica frente a la antemesentérica, el tipo de anastomosis pancreatoentérica y la conservación de la arteria gástrica derecha.

Se definió la GD como el drenaje nasogástrico durante más de 10 días o el retraso de la dieta regular hasta los 14 días del postoperatorio. RESULTADOS: El análisis univariado mostró que la colangitis preoperatoria, la complicación intraabdominal y el método de reconstrucción yeyunal se asociaron significativamente con la GD. La preservación de la arteria gástrica derecha no se asoció con la capacidad de vaciado gástrico. El análisis multivariante por regresión logística mostró que la EGD era significativamente más frecuente entre los pacientes con colangitis preoperatoria 15 de 36 [41,7%] frente a 19 de 114 [16,7%], p = 0,0031, las complicaciones intraabdominales postoperatorias 15 de 36 [41,7%] frente a 10 de 114 [8,8%], p = 0,0001, y en el grupo retromesentérico 33 de 104 [31,7%] frente a 3 de 46 [6,5%], p = 0,0174.

CONCLUSIONES: La colangitis preoperatoria y los problemas de fuga postoperatorios afectan al vaciado gástrico tras la DPP durante el postoperatorio temprano. No se recomienda la vía retromesentérica para la anastomosis pancreato- y biliar-entérica. Especulamos que el paso retromesentérico del yeyuno aferente puede causar congestión venosa y edema intestinal, lo que a su vez puede retrasar la recuperación del peristaltismo yeyunal en el sitio de la duodenoyeyunostomía, lo que resulta en una perturbación del paso de los alimentos.

La velocidad de vaciado gástrico influye notablemente en la velocidad de absorción de los fármacos, ya sean ácidos, bases o sustancias neutras. En general, los factores que aceleran el tiempo de vaciado gástrico, permitiendo así que los fármacos