Gestion tecnica y su importancia en los procesos fabriles

La gestión de operaciones es el proceso que generalmente planifica, controla y supervisa los procesos de fabricación y producción y la prestación de servicios. La gestión de operaciones es importante en una organización empresarial porque ayuda a gestionar, controlar y supervisar eficazmente los bienes, los servicios y las personas. La gestión de operaciones abarca todos los sectores y la industria en cuestión.

La gestión de operaciones se utiliza en todas las empresas, aunque algunas no sean obvias. En el sector sanitario, la gestión de operaciones garantiza la prestación de servicios sanitarios con los instrumentos adecuados en el momento oportuno. También ayuda a personas como enfermeras, médicos, cirujanos y otros funcionarios sanitarios a prestar un servicio a tiempo.

Cuando algo falla, una persona técnica y experta sabe qué es lo que falla. Para que una empresa de producción o fabricación tenga éxito, la OM es la unidad principal que debe mantenerse en pie. Tomemos el ejemplo de una empresa de petróleo y gas: el producto se envía por barco a los yacimientos para ponerlo a disposición de una gran cantidad de clientes.

La OM se ocupa de la entrega efectiva de los productos y también planifica y programa qué y cómo debe hacerse. Con la OM, las personas logran más y la productividad aumenta. El aumento de la calidad de los productos y de la satisfacción de los clientes conduce a una mejor reputación y, en última instancia, a más negocios.

Con una gestión eficaz de los procesos de fabricación, los fabricantes identifican y optimizan los procesos que intervienen en la producción de sus bienes o servicios. Corregir las ineficiencias en el diseño del proceso puede llevar a reducir los costes de producción. Tanto si ya trabaja en el sector de la fabricación y quiere avanzar en su carrera, como si acaba de empezar a trabajar en este campo, es posible que sienta curiosidad por conocer las diferentes funciones directivas dentro de la fabricación.

Siga leyendo, ya que exploramos estos importantes títulos y destacamos la importancia de obtener un título de gestión de la fabricación para su futuro éxito. Los directores de producción supervisan todas las actividades de fabricación dentro de una organización, para garantizar que se cumplan los objetivos de producción y las normas de calidad. Son responsables de la gestión técnica, la supervisión y el control del proceso de producción.

Los directores de producción suelen trabajar en entornos como fábricas y plantas industriales. Suelen elaborar presupuestos, aprobar los gastos de materiales y suministros y revisar las órdenes de producción. Los directores de producción disfrutan de carreras de éxito con sólidas recompensas económicas.

De hecho, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos BLS, los gerentes de producción industrial ganaron un salario anual medio de 105,480 dólares en 2019. Cuando hablamos de gestión de instalaciones, siempre hay que destacar el papel del gerente de operaciones técnicas. El director de operaciones técnicas dirige el departamento técnico y planifica, coordina y organiza todos los procesos técnicos.

Por lo tanto, el gerente debe asegurarse de que todos los empleados cumplan con los requisitos técnicos señalados para cada proyecto. Sin una gestión adecuada de las operaciones técnicas, es seguro que la empresa tendrá dificultades para alcanzar sus objetivos y plazos. El director de operaciones técnicas tiene que anticiparse a las necesidades de la empresa en función de la escalabilidad del negocio.

Así que, esencialmente, se trata de equilibrar los conocimientos técnicos y de gestión. Una plataforma de gestión de procesos de fabricación escalable puede aumentar la eficiencia a lo largo de la cadena de suministro mediante el seguimiento, la elaboración de informes y la automatización de la gestión del inventario. También puede crecer para gestionar y hacer un seguimiento de todas las actividades de su proceso de gestión personalizado, incluida la recopilación de declaraciones, el cumplimiento de los procedimientos y la elaboración de informes.

El desarrollo de estrategias eficaces para la gestión de las operaciones de la fábrica es una preocupación constante de los gestores e investigadores.1 Las prácticas de fabricación eficaces incluyen el empleo de gestores con orientación técnica y trabajadores con múltiples cualificaciones, la organización para la resolución de problemas interfuncionales y la adopción de la fabricación celular, especialmente en el contexto de los procesos de ensamblaje, la fabricación en taller y la fabricación integrada por ordenador.2 Las mejores prácticas típicas de la fabricación ajustada abarcan el uso de sistemas de extracción, es decir, justo a tiempo, inventarios bajos, preparaciones cortas y fabricación bajo pedido, el uso del control estadístico de procesos SPC, el énfasis en la resolución inmediata de los problemas de calidad, el cultivo de trabajadores multicualificados y el uso de equipos de trabajadores. En general, las mejores prácticas y el funcionamiento de las fábricas en la mayoría de las industrias han mejorado notablemente a medida que se ha ampliado el conocimiento de los principios de las operaciones de fabricación. Sin embargo, algunas soluciones de fabricación discreta, por ejemplo, los sistemas pull o el SPC tradicional, pueden no aplicarse o no ser adecuadas para procesos de producción como los de tipo continuo o las operaciones híbridas.

Este artículo sugiere que, para muchos de estos procesos, la gestión de la complejidad técnica es una cuestión pertinente. Presento datos detallados a nivel de fábrica de un proyecto de investigación de tres años de la industria mundial de tubos de imagen en color, que utiliza un proceso que es un híbrido de operaciones de tipo continuo.