Meditazione per calmare la mente

Le damos la bienvenida a nuestra guía de meditación Mindful, que incluye una variedad de estilos de meditación, información sobre los beneficios de cada práctica y prácticas de audio guiadas gratuitas que le ayudarán a aprender a meditar y a incorporar la meditación a su vida diaria. Sigue leyendo para saber más sobre los fundamentos de esta práctica transformadora que nos permite encontrar más alegría en la vida diaria. ¿Cómo se aprende a meditar?

En la meditación de atención plena, aprendemos a prestar atención a la respiración cuando entra y sale, y a notar cuando la mente se desvía de esta tarea. Esta práctica de volver a la respiración fortalece los músculos de la atención y la conciencia plena. Cuando prestamos atención a la respiración, estamos aprendiendo a volver al momento presente y a permanecer en él, a anclarnos en el aquí y el ahora a propósito, sin juzgar.

La idea que subyace a la atención plena parece sencilla: la práctica requiere paciencia. De hecho, la renombrada profesora de meditación Sharon Salzberg cuenta que su primera experiencia con la meditación le mostró lo rápido que la mente queda atrapada en otras tareas. «Pensé, vale, ¿qué serán, como, 800 respiraciones antes de que mi mente empiece a divagar?

Y para mi absoluto asombro, era una sola respiración y se me iba», dice Salzberg. Cuando empieces a sentirte ansioso, siéntate en un lugar tranquilo y cómodo. Piensa en tu lugar ideal para relajarte.

Aunque puede ser cualquier lugar del mundo, real o imaginario, debe ser una imagen que te resulte muy tranquilizadora, feliz, pacífica y segura. Asegúrate de que es lo suficientemente fácil de pensar para que puedas volver a él en tu mente cuando te sientas ansioso en el futuro. Piensa en todos los pequeños detalles que encontrarías si estuvieras allí.

Piensa en cómo olería, sentiría y sonaría el lugar. Imagínate a ti mismo en ese lugar, disfrutándolo cómodamente. Cuando tengas una buena imagen de tu «lugar feliz», cierra los ojos y respira lenta y regularmente por la nariz y por la boca.

Sé consciente de tu respiración y sigue concentrándote en el lugar que has imaginado en tu mente hasta que sientas que tu ansiedad desaparece. Visita este lugar en tu mente cada vez que te sientas ansioso. La meditación es una forma estupenda de relajarse y tranquilizar la mente.

Incluso puede tener efectos psicológicos y físicos beneficiosos. Según la Clínica Mayo, la meditación es un gran reductor del estrés que puede calmarte y relajarte. La meditación calmante puede ayudarle a dormir mejor, a concentrarse mejor en el trabajo y a mantener la calma durante todo el día.

Puede utilizar la meditación para empezar el día, a mediodía, para terminar el día o para todo lo anterior. Las técnicas de meditación para calmar la mente son fáciles de aprender. Utilice las siguientes técnicas de meditación calmante para promover la tranquilidad mental y el equilibrio interior.

Según la Clínica Mayo, la técnica de meditación con mantras es un gran método de meditación calmante. Durante la meditación con mantras, repite mentalmente en silencio una palabra tranquilizadora, o mantra. La repetición del mantra sustituirá a todos los pensamientos ocupados y le ayudará a aislarse del mundo exterior, calmando así su mente y su cuerpo.

La Clínica Mayo añade que la meditación trascendental es otra técnica específica de meditación con mantra calmante que puede utilizarse eficazmente para relajarse. La Clínica Mayo recomienda la técnica llamada meditación consciente para la relajación de la mente. En la meditación consciente, se aumenta la conciencia del momento presente.

Te centras sólo en lo que estás experimentando en el momento exacto mientras meditas, como tu respiración o la sensación de tus pies tocando el suelo, y así evitas que tus pensamientos divaguen. La meditación consciente, o mindfulness, puede realizarse prácticamente en cualquier lugar y mientras se realizan muchas tareas diferentes, como lavar los platos o caminar. Es una gran meditación para la relajación de la mente.

Cuando pensamos en la meditación, solemos pensar en la meditación formal, en la que el meditador se sienta en silencio durante un tiempo determinado, por ejemplo de 20 a 40 minutos, centrándose en la respiración o en otro objeto de contemplación. En la meditación de atención plena, cuando los pensamientos, las sensaciones o los sentimientos molestos interfieren, como siempre ocurre, los meditadores experimentados aprenden a notarlos, a dejarlos pasar y a volver a prestar atención a la respiración. Las pruebas de los beneficios de la meditación de atención plena siguen acumulándose.

Numerosos estudios sugieren que meditar puede mejorar la salud del corazón y la salud mental, estimular la respuesta inmunitaria, reducir el estrés, disminuir la presión arterial, mejorar el envejecimiento saludable de las células y mucho más. De hecho, un estudio reciente indica que la meditación podría ser tan beneficiosa como unas vacaciones, pero con efectos más duraderos. No pienso renunciar a las vacaciones a corto plazo.

Pero cuanto más leo estos estudios, más decidido estoy a establecer una práctica de meditación más sólida. Quiero esos beneficios. Pero entonces recuerdo que no me gustan mucho las meditaciones largas.

De hecho, he abandonado el hábito de la meditación en numerosas ocasiones. Por suerte, he aprendido que puedo obtener muchos de los mismos beneficios de las mini-meditaciones.